El Wifi es ya un elemento básico en la mayoría de hogares, pues lo empleamos en todos nuestros dispositivos -móvil, ordenador y tablet- para tener conexión a internet y poder utilizar cualquier aplicación. Sin embargo, ¿qué sabemos de nuestro Wifi?  

Una vez instalado el router en nuestro hogar el objetivo de este es la conexión a internet. Introducimos en nuestro dispositivo usuario y contraseña... y a navegar. Es cierto que el Wifi ha cumplido su función, pero, muchas veces, nos quedamos en esa información y dejamos de ser conscientes de aspectos más técnicos que consideramos aburridos o complicados. Sin embargo no es tan difícil como parece y es muy útil conocer qué frecuencia estamos utilizando. Y es que hace ya unos años que nuestro router nos otorga dos posibilidades: el uso de la red 2,4 Ghz o 5 GhzPero, ¿qué significa esto?  

La primera opción (2,4 Ghz) nos proporciona una velocidad de conexión más lenta y puede tener interferencias al tener pocos canales que se solapen entre sí, ya que si nos encontramos en un vecindario donde hay gran cantidad de viviendas, muchas de ellas utilizarán la red Wifi de 2,4 Ghz. Sin embargo, el principal beneficio es que posee mayor alcance al operar en frecuencias más largas además de ser compatible con más dispositivos. Por su parte, la red 5 Ghz cuenta con más canales que impiden el solapamiento y con mayor velocidad de conexión, pero su problema reside en que tiene menor alcance y son algunos los dispositivos que no lo aceptan.   

 

Por lo tanto, ¿qué Wifi debemos elegir para nuestros dispositivos? La respuesta no es unánime y depende del dispositivo. Por un lado, el uso de la red Wifi de 5 Ghz proporciona mayor velocidad, lo que podría convertirla en la mejor opción. No obstante, como antes comentábamos, son muchos los productos que solo pueden ser utilizados con una red Wifi de 2,4 Ghz 

Algunos de estos productos son los relacionados con los dispositivos IoT (Internet of Things), es decir, productos relacionados con la domótica, que requieren una red Wifi de menor velocidad pero mayor distancia, pues necesitaremos controlarlos desde más lejos. Esto puede suponernos algún problema, ya que, si tenemos activado el Wifi 5 Ghz ,deberemos desactivarloactivar el wifi 2,4 Ghz para conectar el dispositivo y, una vez conectado, activar de nuevo el 5 Ghz si así lo deseamos. Puedes ver este proceso en este vídeo, y aunque sabemos que puede resultar engorroso, también es efectivo. Además, si tenemos cualquier problema, bastará con ponernos en contacto con nuestra compañía telefónica para que nos lo solucionen.   

 

Por otro lado, los productos más antiguos también pueden requerir la red 2,4 Ghz. Entre ellos encontramos portátiles de hace unos años u otros dispositivos actuales de bajo coste, como un teléfono móvil básico, que no tiene incorporada la opción de conectividad mediante 5 Ghz.   

 

Así, hacemos una selección de algunos de los múltiples ejemplos que pueden indicarte cuándo es recomendable utilizar cada una de las redes Wifi:   

  •  
  • 2,4 Ghz  

     
  • - Utilizar productos de domótica 

  • - Consultar las redes sociales desde la planta de arriba de tu casa si el router está en la planta baja 

  • - Leer las noticias en internet desde tu jardín 

  • - Conectar tu ratón inalámbrico   

     
  • Ghz 

     
  • - Jugar a videojuegos 

  • - Ver vídeos en Youtube 

  • - Ver una serie en plataformas streaming como Netflix, HBOMoviestar+ o Amazon Prime 

  • - Usar Smart TV   

  •  

Como aclaración, es fundamental comprender que la red Wifi de 2,4 o 5 Ghz es muy diferente a la red móvil 2G, 3G, 4G y 5G. Ghz alude a Ghz, siendo este una unidad de medida de frecuencia que se compone de un millón de hercios, mientras que la G sola hace referencia a los múltiples avances de la generación móvil que nos han permitido tener una conectividad más rápida e interactiva.