Son muchas las ocasiones en las que se funde una bombilla en casa y no sabemos cómo cambiarla. Dudamos sobre qué tipo de bombilla debemos comprar y colocar de nuevo, pues desconocemos totalmente cuál era la que había anteriormente. Ni tamaño, ni lúmenes, ni vatios. Estamos perdidos en un amplio y oscuro mundo, sobre todo, oscuro. 
 

Pero siempre hay luz al final del túnel. Te contamos cómo elegir tu bombilla si se ha fundido la que tenías o si necesitas otra para una nueva lámpara. Para ello debes conocer los aspectos básicos de una bombilla. Vamos a ello. 

En primer lugar, debes saber que no todas las bombillas poseen la misma potencia. La potencia de la luz se medía en vatios (W) para saber cuánta energía consumía, pero la cosa ha cambiado. Ahora lo que verdaderamente nos interesa de una bombilla es la cantidad de luz que emite y esto se detecta mucho mejor teniendo en cuenta los lúmenes (lm), no la potencia. Cada bombilla cuenta con un número de lúmenes sin tener en cuenta factores externos como el tamaño de la habitación o espacio que iluminan, lo que posibilita la comparación real entre cualquier tipo de bombilla y saber cuál tiene mayor iluminación. De hecho, hay una posibilidad de conocer los lúmenes de una bombilla mediante la siguiente fórmula: 

                                       Lúmenes reales = nº  vatios x 70 

Por otro lado, hay diferentes colores. Los más comunes son blanco, cálido o neutro. La luz blanca es aquella que nos ofrece fuerza y nos invita a la concentración y la actividad. Por esta razón es común su uso en la cocina, para iluminar correctamente nuestros alimentos o en espacios de trabajo como oficinas. Mientras que la luz cálida ofrece una tonalidad suave óptima para transmitir relajación y tranquilidad. Por ello es habitual optar por su colocación en salones, para invitarnos al relax con un libro o descansar en el sofá o habitaciones, para acompañarnos en los últimos momentos antes de dormir. Por su parte, la luz neutra es el color más cercano a la luz natural.

Es el tipo de luz más adecuada para espacios donde los colores son importantes y no deben alterarse, como puede ser un vestidor.  

 

Otra duda que nos suele surgir al cambiar nuestras bombillas es el tamaño del casquillo, es decir, cuál es la que encaja correctamente en nuestra lámpara. Para ello utilizamos una nomenclatura concreta para saber qué bombilla buscamos: 

 

Por ejemplo: E14S, que significa “E” de rosca tipo Edison, 14 

 

De este modo, Leroy Merlín nos explica que la primera letra alude al tipo de portalámparas, que puede ser:  

 

  •          E: Rosca tipo Edison 

  •          B o BA: Casquillo de balloneta (utilizado mayoritariamente en Reino Unido) 

  •          C: Contacto de presión de tubo circular 

  •          G: Contacto por clemas de presión simples 

  •          GX: Contacto por clemas de presión reforzadas 

  •          GU: Contacto por clemas para bombillas con protección de emisión calorífica trasera 

  •          GZ: Contacto por clemas para bombillas de alta emisión calorífica trasera 

  •          R: Casquillo para lámparas rectilíneas con terminales simples 

  •          RX: Casquillo para lámparas rectilíneas con terminales reforzados 

  •          Fa: Casquillo para lámparas rectilíneas con terminal macho 

Establece el diámetro del casquillo pudiendo ser de 7mm, 10mm, 11mm, 12mm, 13mm, 14mm, 15mm, 27mm o 40mm.   

 

Y la segunda letra se refiere a contactos, de modo que puede ser: 

  •        S - contacto sencillo 

  •        D - contacto doble  

  •        Q contacto cuádruple 

  •  

Los casquillos más habituales son:  

 

    • E14. Un casquillo a rosca tipo Edison de tamaño grueso. Se pueden conectar bombillas de bajo consumo, halógenas y led. Las bombillas con casquillo E27 puedes ser de tubo, espiral, estándar, tipo globo o esféricas. 

    • E27. Es el casquillo más común, utilizado para bombillas fluorescentes compactas, halógenos o bombillas incandescentes. 

    • E40. Mismas características que los anteriores, pero con capacidad de soportar mayores potencias. 

    • GU5. Este modelo de casquillo lleva un transformador (de 12 v en continua) para ser compatible con la tecnología led.  

No olvides que, a pesar de que el mundo de la iluminación es muy amplio, es conveniente estar informado sobre sus principales características para saber qué bombillas son las que nos iluminan y cómo debemos cambiarlas cuando estas deciden dejar de funcionar.