Uno de los principales problemas que se nos plantea al tener que dejar nuestro hogar durante las vacaciones es la preocupación de qué puede ocurrir en nuestra ausencia.

Noviembre y diciembre son meses donde los diferentes puentes y la navidad permiten una escapada del hogar durante unos días, bien para visitar a familiares, aprovechar para realizar las primeras compras o disfrutar de las luces y el ambiente navideño. 

 

Sin embargo, uno de los principales problemas que nos viene a la mente es la seguridad. El abandono de la casa durante unos días puede convertirse en el momento perfecto para los intrusos, que pueden entrar a robar o cometer algún acto vandálico. De este modo, aunque al final no ocurra ningún problema, lo cierto es que estaremos muy preocupados por esa mínima posibilidad, lo que puede hacer que no disfrutemos de nuestro viaje como habíamos imaginado. 

Pero no te preocupes, te traemos varios consejos para mantener intacta la seguridad de tu hogar y dejar de preocuparte mientras disfrutas de unas perfectas vacaciones. Vamos a ello: 

 

En primer lugar, te aconsejamos que utilices cámaras de seguridad, internasexternas o ambas. Creer que la instalación de las cámaras es difícil es un error que solemos cometer. Existen cámaras económicas, de fácil colocación y que nos avisan al momento de la detección de un intruso en nuestro hogar. Además, si eliges cámaras de seguridad inteligentes podrás controlar tu hogar desde el móvil, en cualquier lugar y momento. 

En relación con el anterior punto, otra forma de controlar tu hogar para emular que alguien se encuentra en casa es el encendido de luces o subida y bajada de persianas. Esto lo conseguirás gracias a los productos de domótica, que te posibilitarán controlar tu hogar aunque no estés en él. Engañar a los intrusos es muy sencillo. 

Por otro lado, el sensor de movimiento de ventana es otra opción que puede resultar muy útil. Sabemos que una entrada clave para los intrusos es la ventana, por lo que debemos controlar esa zona con especial atención. Este sensor cuenta con dos aparatos, el aparato 1 se colocará en la parte móvil de la ventana y el aparato 2 en la parte fija, de modo que cuando se separan ambas partes –por la apertura de la ventana– se activa un aviso sonoro y luminoso que podrá alertar a los vecinos. 

 

Otra opción es el uso de iluminación automática en tu jardín o porche. Quien se atreva a entrar en tu hogar activará las luces a su paso, lo que creará miedo en el ladrón ante el encendido inesperado. 

Así, debes revisar correctamente que todas las puertas del hogar están cerradas. A veces no trancamos las puertas, por olvido o confianza, sin embargo, es crucial comprobarlo. En caso de que detectes que la seguridad sigue siendo insuficiente, te recomendamos que añadas una cerradura extra, lo que complicará la entrada a los intrusos. Recuerda que si necesitan invertir mucho tiempo y esfuerzo en entrar no merecerá la pena. 
 

Por otro lado, no permitas que tu hogar parezca descuidado, esto se ve, sobre todo, en tu jardín o zonas exteriores. No dejes que el césped esté demasiado crecido, flores marchitas o terreno descuidado. Esto da una sensación de despreocupación por tu hogar, lo que se traduce en: nadie vive aquí. 

Tras llevar a cabo estos consejos lo único que queda es disfrutar de tus vacaciones. Mantén tu hogar seguro y evita sustos y preocupaciones indebidas.